Historia Feria Agro-Ganadera

Como historia de la Feria Agro-Ganadera de Cúllar, rescatamos las primeras ordenanzas municipales de la entonces "Feria Real", datadas en Octubre de 1876.

PRIMERAS ORDENANZAS MUNICIPALES DE LA "FERIA REAL" DE CÚLLAR.                        

1.- El ferial para los comerciantes y toda clase de vendedores de artículos de uso común queda establecido en la Plaza, pudiéndose extenderse por la Calle Real cuando no hubiera sitio suficiente para las tiendas de los feriantes. Trasladándose el mercado de granos y plaza de abastos mientras dure la feria a la Plaza de San Sebastián.

2.- La venta de Ganados de toda clase continuará celebrándose en el sitio destinado a tal efecto desde tiempo inmemorial, o sea en las Eras pertenecientes a D. Andrés Martínez, y en las inmediatas por todos lados situadas al viento Norte del centro de la población.

3.- Durante los días de feria queda prohibida la circulación de carruaje y caballerías por los sitios destinados a los feriantes, a excepción de los que perteneciendo a los vecinos de la Plaza tengan necesidad de pasar por no poder hacerlo por otro punto.

4.- Los expendedores de comestibles adulterados o descompuestos, les serán decomisados por los Agentes de la Autoridad, sin perjuicio de la multa a que se hagan acreedores.

5.- Se prohíbe el uso de balanzas, pesas y medidas que no estén referidas al  peso oficial, por lo que todos los vendedores tendrán que usarlas a la vista del público.

6.- Los prestigitadores, jugadores de manos, titiriteros, cantantes y músicos ambulantes deberían obtener permiso de la Alcaldía par dedicarse a su industria.

7.- Los juegos de azar de cualquiera clase que sean quedan terminantemente prohibidos.

8.- Las personas que circulen por los sitios en donde está establecida la feria. Siempre que vayan en grupos entorpeciendo el tránsito o molestando en cualquier forma a los concurrentes serán detenidos.

9.- Los que igualmente después del toque de oraciones vayan en grupos de música o produciendo escándalos serán detenidos, pues solamente se permitirán serenatas desde esa hora hasta las diez a las personas que no se hallen embriagadas, y estas han de hacerse a fin de no causar molestias a los feriantes ni al vecindario. No obstante los que deseen continuar en su diversión nocturna por más tiempo del señalado deberán solicitarlo a la Autoridad.

10.- Los que dentro de la población o en sitio público disparasen arma de fuego o cualquier otro proyectil que ocasione alarma o peligro, y los que usen palos máxime de llevar interior o exteriormente instrumentos cortantes o punzantes serán puestos a disposición de la Autoridad competente.

11.- Los establecimientos públicos en que se expendan vinos u otra clase de licores se cerrarán a las diez de la noche, sin que queden dentro personas extrañas a la familia del dueño.

12.- Se prohíbe formar depósitos o montones en las calles con escombros o basuras, debiéndose sacar directamente de las casas o corrales y conducirse a los depósitos que existen fuera de la población.

13.- Queda prohibido igualmente arrojar a la calle, aguas, basuras u otro objeto que pueda molestar a los transeúntes o entorpecer la vía pública.

14.- Todos los vecinos están obligados a tener barridas sus pertenencias hasta la corriente o centro de la calle donde pertenezcan.

26 OCTUBRE 1876

Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario. Ver política