Comparsas Moros y Cristianos

Tras un gran periodo de tiempo, en 1983 resurgen las fiestas y se constituyen de forma organizada. En 1982, un grupo de jóvenes decide acompañar a la Virgen, atraviados con blusas y turbantes moros. Fue la primera piedra para recuperar las Fiestas de Moros y Cristianos. Un año antes, Francisco Aznar, sobre un caballo, se unió a la comitiva, acompañando la procesión de la Virgen de la Cabeza. Aquel reducido número se sumó, al año siguiente (1983), otro también poco numeroso con vestimenta cristiana. Los Cristianos, fueron abanderados por Joaquina García con la que colaboraron María Valdivieso y Julio Aguaza.

Unos y otros confeccionaron sus trajes, y desfilaron junto a la Virgen de la Cabeza, la Hermandad y los niños atraviados con el traje regional. Era el tímido anuncio de lo que más tarde, se convertiría en una de las fiestas más bellas de estas altiplanicies granadinas. A partir de ese momento, Moros y Cristianos, se organizan formalmente y se constituyen las dos Comparsas.

Las Comparsas se organizan por escuadras que, durante el año, preparan el desarrollo de las Fiestas de Moros y Cristianos. Cada una de ellas, cuenta con una directiva que es la encargada de convocar asambleas, recoger y hacer propuestas, y velar por el cumplimiento de los acuerdos adoptados en asamblea. Los cargos se renuevan cada dos años. Ambas Comparsas cuentan con unos estatutos propios.

 Fuente artículo: Libro "Cúllar, ayer y hoy". Autora: Asun Torres Jaraba

  • Comparsa de Cristianos Cullar
  • Comparsa de Moros Cullar

Inicia sesión para enviar comentarios

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario. Ver política